Mi cocina

ROMERITOS: UNA DELICIOSA TRADICION

Los aztecas aprovechaban todo lo que el entorno les brindaba y decidieron probar con la maleza que invadía las milpas.


Guiados por esta curiosidad descubrieron que los romeritos, lejos de ser una planta invasiva y sin utilidad, podían ser parte de su dieta diaria.

En definitiva es un guisado que requiere de mucha dedicación y paciencia. Quizas esta es una de las razones por las que sólo tenemos el privilegio de disfrutarlo en estas fechas decembrina. No te quedes sin disfrutar este delicioso platillo y aprende a prepararlo.

Ingredientes

  • 1 kilo de romeritos

  • 1 pizca de sal

  • 6 piezas de nopal

  • 14 piezas de chile guajillo

  • 3 piezas de chile ancho

  • 1 diente de ajo

  • 2 piezas de jitomate

  • 1 pieza de cebolla asada

  • 100 gramos de manteca

  • 500 gramos de papa cambray cocida

  • 150 gramos de camarón seco

  • 250 gramos de camarón pacotilla

  • 2 piezas de huevo para las tortitas

  • 100 gramos de camarón seco molido

  • 10 gramos de pan molido

  • 150 mililitros de aceite vegetal

PASO A PASO

Limpia los romeritos con suficiente agua hasta retirarles la tierra.

Cuécelos en una olla con suficiente agua (que ésta cubra a los romeritos) y sal. Una vez cocidos (te darás cuenta porque cambian de color), escurre y reserva.

Corta los nopales en cubos, cuécelos en una olla con suficiente agua y sal por 10 minutos. Una vez cocidos, escúrrelos.

Para la salsa: asa los chiles en un comal a temperatura alta por 5 minutos, una vez que cambien de color, remójalos en agua caliente hasta que estén suaves.

Asa el ajo con el jitomate y la cebolla en un comal a temperatura alta. Muévelos constantemente hasta que la cáscara se encuentre quemada.

Licúa los chiles con el ajo, el jitomate, la cebolla y un poco de agua, procura que esté bien molida la salsa.

Calienta la manteca y fríe la salsa por 10 minutos, añade los romeritos, los nopales, las papas (previamente cocidas) y el camarón (fresco y seco). Sazona.

Para las tortitas, bate las claras a punto de turrón, incorpora las yemas, el camarón en polvo y el pan molido.

Forma las tortitas y fríe en aceite bien caliente hasta que estén doradas por ambos lados.

 Escurre sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa e incorpora las tortitas en la preparación. ¡Y listo! A disfrutar de una noche familiar.

Te puede interesar: Gelatina sorpresa